Viernes 19 de Abril de 2024

19 de febrero de 2024

Arriba del cuadrilátero : Javier Milei vs. Lali Esposito

La joven democracia argentina enfrenta un nuevo desafío. “Al que le gusta el durazno que se banque la pelusa”

Milei vs. Lali El 13 de agosto a las 23.08 el país estaba conmovido por un resultado electoral sorprendente: Javier Milei había triunfado en las PASO. En ese minuto exacto, Lali Espósito tuiteó cuatro palabras que cambiarían su vida: “Qué peligroso. Qué triste”. Inmediatamente empezó a recibir miles de insultos de usuarios de las redes sociales. Pasaron cinco meses. Lali no volvió a hablar. Pero hay alguien que no olvida ni perdona. El 14 de enero, Milei ya era presidente. Tuvo un enfrentamiento con el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela. Lali no tenía nada que ver con ese tema. Pero Milei volvió a apuntarla. “Si gasta plata contratando a Lali Espósito y después no le paga a los policías, no es un problema nuestro”. Finalmente, Lali fue al Cosquín Rock y decidió decir algo. Pero ni siquiera en ese contexto, nombró al Presidente. “Esta Unión que genera el arte, la música, la cultura, nadie nos la va a sacar jamás. Esto depende de nosotros. De quienes estamos acá arriba con ciertas responsabilidades y mucho amor y de ustedes también. Esta canción es para los mentirosos, los giles, los malas personas, las personas que no valoran, los antipatria”. En este caso, el Presidente se involucró personalmente y desplegó una agresividad desproporcionada. — “Ella empezó. Si te gusta el durazno, bancate la pelusa. ¿Querés hacerte el guapo? Bancate que yo te responda. ¿Vos me podés agredir y yo no te puedo contestar? No”. Lali le respondió con una carta donde le contó que trabaja desde los diez años, le recordó cada uno de los logros que consiguió con su esfuerzo y lo invitó cordialmente a que fuera a uno de sus shows. Algunas personas insisten en señalar que el presidente disfruta especialmente del ensañamiento contra las mujeres. El ensañamiento con Lali excede a Lali: es contra cualquiera que se atreva a decir algo. Al que le gusta el durazno que se banque la pelusa. La joven democracia argentina enfrenta un nuevo desafío. No será, por cierto, una discusión agradable.

COMPARTIR:

Comentarios