Miércoles 17 de Abril de 2024

13 de marzo de 2024

“Los órganos no van al cielo”: la campaña de una mamá de un nene que necesita un riñón

“Los órganos no van al cielo”: la campaña de una mamá de un nene que necesita un riñón

Soledad Moyano Henderson es la mamá de Tomi, un pequeño de 2 años que nació con insuficiencia renal crónica y que desde el primer mes de vida debió comenzar a hacer diálisis peritoneal. Al bebé le tocó vivir momentos muy duros y dolorosos: un shock séptico a los 7 meses, estuvo 20 días en coma con riesgo de muerte y 2% de probabilidad de vida, fue sometido a más de 20 cirugías e hizo hemodiálisis tres veces por semana. Estuvo más de siete meses de su vida internado y actualmente sigue con los cuidados en su casa. Ahora, necesita un trasplante de riñón para poder seguir creciendo.

 

"Cuando un hijo fallece, los padres o tutores son los que deciden. En ese momento de tanto dolor, le preguntan si quieren donar los órganos y es una decisión muy difícil de tomar", dice Soledad Moyano Henderson, la mamá de Tomi, quien habló en una entrevista exclusiva con Para Ti sobre la campaña "Los órganos no van al cielo", con la que busca concientizar sobre la importancia de las donaciones de órganos en pacientes pediátricos, esperando al donante que le salvará la vida a su hijo.

Para seguir viviendo, Tomi necesita con urgencia un trasplante de riñón. Está en lista de espera hace un año, pero todavía no apareció su ángel guardián. "De sus dos riñones, Tomi tiene uno poliquístico y el otro dilatado, trabajando en baja capacidad", explicó su mamá. Por eso, necesita realizarse diálisis tres veces por semana, que si bien lo ayuda a esperar su trasplante, degenera lentamente el resto de los órganos y afecta su crecimiento a futuro.

Soledad, su mamá, sabe que es una encrucijada moral. Perder a un hijo es, probablemente, el dolor más grande que puede atravesar un padre. Sin embargo, enfatiza que "los órganos de una persona pueden salvar hasta siete vidas más".

La mamá de Tomi también habló sobre las peripecias que se atraviesan durante la búsqueda de un órgano compatible. "Si no es familiar directo, es muy difícil. Mi marido está hace ocho meses haciendo estudios, tiene que ser aprobado primero por la obra social y son muchos estudios, así que no, no se lo hace cualquiera", reveló.

Gracias a la Ley Justina, todos los mayores de dieciocho años son donantes, salvo que declaren la voluntad contraria. Por eso, parte de la campaña es lograr modificar la ley. "Estamos intentando modificar la ley para que todos sean donantes, también los pediátricos", dijo Soledad al respecto.

 

COMPARTIR:

Comentarios