Viernes 19 de Abril de 2024

SALUD

5 de diciembre de 2023

¿Cómo llegar al verano? Escribe la Licenciada en Nutrición Ayelén Dasso

Probablemente este título lo hayas leído muchísimas veces en revistas dirigidas a mujeres, portales de internet, incluso en programas de tele. Históricamente, esta época del año, en donde el calor acecha y nuestros cuerpos están más expuestos, éstos han sido objeto de opiniones y lineamientos acerca de qué traje de baño nos conviene usar por las formas de nuestros cuerpos, dietas extremas y o monótonas para bajar de peso de manera rápida contando calorías, para milagrosamente obtener un cuerpo hegemónico para el verano en tiempo récord.

Lamento decirles que la respuesta que les daré no será la convencional ni la históricamente construida.

Como nutricionista busco constantemente acompañar procesos de cambios de hábitos desde lo que podemos sostener en el tiempo, desde lo que nuestro bolsillo nos permite comprar, y sobre todo lo que nos haga sentir mejor con nuestro cuerpo, entendiéndolo, conociéndolo, respetándolo y aprendiéndolo a querer así tal cual es, tal cual está.

 Es decir, trabajar en descartar de nuestras cabezas esa validación de nuestro cuerpo sólo si logra “llegar en buena forma al verano”, un mecanismo instalado que fue calando hondo con otros tantos mandatos estéticos, y que puedo asegurar, guardan relación con la prevalencia de los trastornos alimentarios en nuestro país.

Yo mejor me preguntaría:

 ¿Qué hemos hecho para sentirnos bien o mejor todo el año?

 ¿Qué hábito traté de mejorar a lo largo del año? 

¿He tenido incomodidades con mi cuerpo?

 ¿Me he dedicado un tiempo para mí y mi salud?

Como verás la idea primero es trabajar no sólo en el verano, sino en construir hábitos todo el año. Mi bienestar no debe depender de una época del año, ni de un traje de baño. Al verano llegaremos siempre así tal cual estemos.

No debemos esperar que pase tal día o tal fiesta para repensar mis hábitos, hoy mismo puedo comenzar a trabajar sobre ellos. No esperes hasta el lunes.

Ser reflexivos, conocerme mejor. Poder pensarnos y detectarnos conductas que tal vez no me ayudan demasiado, pero que las tenemos muy arraigadas.

Es un camino un poco incómodo tal vez, pero que nos saca de ese círculo vicioso de intentar con opciones extremas, compararnos con otros cuerpos, frustrarnos o no poder sostener lo que se planteaba y volver a mis viejos hábitos.

Te invito a reflexionar y hacer un balance, así como hacemos siempre cuando llega diciembre, pero sobre vos, tu vínculo con tu cuerpo y que cosas hiciste para estar mejor, pero desde el respeto y el amor a nuestro propio cuerpo; y si las respuestas no son muy optimistas, entender porque fue así, con qué otras cosas tuve que lidiar, pero pensar que todos los días tenés la oportunidad de trabajar en vos mismo.

P.D: Como quiero que esta columna sea enriquecida con sus inquietudes, dudas o temas que les interese leer, les dejo mis redes sociales para que sean buzón de lo que podemos exponer en esta columna de alimentación y nutrición, quiero que sean partícipes de lo que publiquemos en este medio, desde ya mi agradecimiento!  

@licdasso en instagram     ///   Indira Ayelén Dasso en Facebook.  ///  [email protected]

 

COMPARTIR:

Comentarios